Datos personales

Mi foto
Barcelona, Spain
Estudió en la Universidad de Barcelona. Ahora es madre a tiempo completo. Le encanta el café, la escritura, el cine, la fotografía, cuidar plantas y la buena compañía.

martes, 26 de febrero de 2013

Resumiendo febrero

Hola de nuevo.
Parece que si no escribo no pasa nada. Y en realidad es todo lo contrario últimamente me están pasando muchas cosas positivas o por lo menos a mi me lo parecen. La primera es que estoy haciendo un taller de escritura creativa, solo he ido a una sesión así que tan poco puedo hacerme una idea, pero creo que me va a gustar. Cuando entré en la sala casi todas ya estaban aguardando y yo llegaba cinco minutos antes de la hora. Al poco ya nos mandó hacer un ejercicio y me sobresalté con la velocidad con la que escribían en su folio blanco, a mi me costó unos minutos arrancar y cuando lo hice fue sin saber cual iba a ser el desenlace pensé bueno tu tira y vamos a ver que sale. El ejercicio consistía en escoger un personaje, un lugar, un problema, un medio de solucionarlo y un fin, entre muchas alternativas. Era curioso.
 
El segundo me gustó mucho más. En un folio había un párrafo escrito, al que le habían borrado los adjetivos y el ejercicio consistía en precisamente completar el texto con los que tu quisieras. No lo conocía el texto, pero me sonaba a un autor sudamericano. El caso es que fue muy interesante ese si, comprobar como cada una había puesto los suyos propios, de algún modo no era nada inocente el ejercicio porque me pareció que trascendía el estilismo nos fue dando el marco mental de cada una.
Pero no acabó ahí el tema, luego ella se encargó de intercambiar la lista de los adjetivos y entonces se trataba de hacer un relato con ellos. Y lo encontré alucinante porque tu escribes a partir de tus percepciones, de tus preferencias, y escribir con otros parámetros, salvando la distancia de la metáfora era como escribir con el cerebro prestado de aquella persona.
Y no es porque fueran adjetivos excepcionales, simplemente porque son otros diferentes a los que tu usarías normalmente. Así que he de decir que salí gratamente impresionada, de que un simple ejercicio me despertara estas emociones.
 
Otra de las cosas que me han pasado es que me llega una carta, en un sobre bonito, a modo de diploma en el que me comunican que en un sorteo he salido designada como socia compromisaria. Lo cual no deja de ser anecdótico, pero vamos como es para cuatro años pues mira tiene gracia la cosa.
 
La tercera de las cosas que me han pasado, la más reciente: ayer cuando iba a recoger a la nena del cole, su profesora me pregunta si estaría dispuesta a formar parte del jurado de un concurso literario. La verdad es que me resultó halagador el solo hecho de preguntármelo porque nos conocemos demasiado, este es el primer curso, pero me parece una excelente persona y magnífica profesora. Se despide de los niños con un beso, cada tarde. Cuando hablan de la educación pública está en crisis pienso en ella. No se merecen profesores de su talla los recortes. En la reunión fue un placer escucharla, ver la dedicación que tiene, el empeño en que mejoren, con los deberes que les ponen para el fin de semana.
 
En fin hora de cerrar la paradeta. Otro día más.