Datos personales

Mi foto
Barcelona, Spain
Estudió en la Universidad de Barcelona. Ahora es madre a tiempo completo. Le encanta el café, la escritura, el cine, la fotografía, cuidar plantas y la buena compañía.

jueves, 4 de septiembre de 2008

Septiembre

Sí, por supuesto alguna vez tuve manía a este mes, pero este año es diferente. Estaba ya cansada del agosto, el pueblo demasiado vacío, las calles tristes, los comercios cerrados. Así que he recibido el mes de septiembre como un regalo, para mi solita. Y sé que me miran de reojo, porque sigo pertinaz con mis bermudas yendo a la piscina con la bolsa enorme cargada de toallas pero que le vamos a hacer, mi trabajo de ahora es ese, cuidar y disfrutar de mis niñas y si hay que llevarlas a la playa se va, y si al día siguiente toca piscina pues nada, que el buen tiempo ya se acaba. Y el resto a consolarse y a hacer lo mejor que pueda su trabajo, que para eso le pagan, así que un poco de alegría. Que ya me lo dice una amiga brasileña aquí nos reímos poco y debe ser cierto.
Y ya estáis todos en casa de nuevo, sanos y salvos de vuestros viajes y pequeños periplos por el mundo escribiendo y eso también se agradece, porque también se ve en esto de los blogs un descenso considerable en el mes de agosto, será que lo divertido es conectarse desde la oficina y en fin que en vacaciones uno rompe con las rutinas. En fin nada, no pasa nada, ya estamos todos, pues hala a trabajar y a levantar el país.
Besitos para todos.

martes, 2 de septiembre de 2008

El disco duro reciclado

En fin que me ha pasado como en una película ( si no existe aquí un magnífico guión) resulta que el disco duro que me vendieron no era tal, porque haciendo limpieza de virus y esas cosas resultó que tenía fotos de otra familia, archivos de música (por llamarlo de alguna manera a aquella peculiar discografía) y en fin entre todas esas descargas estaba un regalito que me dejaba acceder al messenger pero me negaba el acceso a internet. Y vaya aburrimiento, total que como coincidió con la última quincena de agosto, digo yo, que mi ausencia se habrá atribuido impropiamente a un periodo de descanso estival.
En fin que he vuelto, tras estas semanas tan convulsas. No me he olvidado de vosotros.

Un abrazo