Datos personales

Mi foto
Barcelona, Spain
Estudió en la Universidad de Barcelona. Ahora es madre a tiempo completo. Le encanta el café, la escritura, el cine, la fotografía, cuidar plantas y la buena compañía.

miércoles, 7 de abril de 2010

Acércate un poco más

Hoy he ido a hacer acquagym después de dos semanas, me ha gustado mucho la clase, eran series de ejercicios de brazos y piernas que se repetían en lapsos cada vez más breves.
El profe que ha estado una semana fuera trabajando en otro centro, nos comentaba sus percepciones con relación al trato con la gente. Lo que más le había sorprendido es la gran distancia que en una clase de acqua-fitness (a ver si nos ponemos de acuerdo con el nombre) todos mantenían entre si. Recordando un ejemplo práctico de una clase en la facultad, que consiste en poner a tres personas sobre una alfombra redonda y decirles que busquen el modo de girarla sin salir de ella. Los chicos encontraron la solución en unos 15 minutos, por lo visto el mismo experimento con tres ejecutivos tardaron mucho más, porque trataban de hacerlo individualmente en vez de cooperando. Y luego también nos ha explicado que las personas mayores necesitan mantener una mayor distancia que los jóvenes, que éstos buscan el contacto más próximo. Curioso.

domingo, 4 de abril de 2010

¿Qué harías si tuvieras un poco más de tiempo?

Me parece interesante el tema del decrecimiento.
Seguramente porque esta crisis nos ha hecho abrir los ojos a muchos de nosotros. Básicamente economistas, sociólogos y pensadores tratan de cuestionar la eficacia del modelo seguido hasta ahora y se plantean un tipo de vida menos consumista que al mismo tiempo reporte mayor felicidad.
¿Y cómo? Pues aprovechando la tecnología para reducir los horarios de las personas que trabajan en vez de incrementar la producción, porque vivimos en un planeta de recursos finitos.
Pues si bien el sistema, nos alecciona para trabajar mucho para obtener mucho dinero que a su vez podremos gastar en todo aquello que nos hará felices, lo único cierto es que jornadas laborales tan largas no redundan en mayor beneficio personal o familiar, sino más bien lo contrario compensamos la falta de tiempo con la compra de caprichos y al final el vacío es tan grande que conduce al hastío.
Es precisamente la falta de tiempo la que nos hace convertirnos en depredadores de emociones y de recursos energéticos como los viajes de bajo coste, que ya me dirás que absurdo tomar un avión irte dos días y decir pues si he estado de compras en Milán, o he conocido Londres. A ver punto uno, una ciudad no se puede conocer en un lapso de tiempo tan breve, y si esa es tu idea de conocer un sitio deberías plantearte visitar las webcams instaladas por el mundo, o visitar blogs de fotografías, te será igual de satisfactorio y más económico.
Resulta bastante ilustrativo esto: la felicidad, el bienestar no crece proporcionalmente al PIB.
De hecho según el economista Tim Jackson, suben en paralelo hasta cierto nivel pero una vez se supera el salario medio de los 15.000 dolares en fin que el ganar más ya no nos reporta mayor felicidad.
No parece mucho. Así que el mensaje de hoy es para los multimillonarios infelices: repartid vuestro patrimonio y seréis el artífice de la vuestra y de otras cientos o miles de felicidades.