Datos personales

Mi foto
Barcelona, Spain
Estudió en la Universidad de Barcelona. Ahora es madre a tiempo completo. Le encanta el café, la escritura, el cine, la fotografía, cuidar plantas y la buena compañía.

jueves, 22 de noviembre de 2012

Anécdotas varias

Hay días que te ríes mucho. Y últimamente tengo la sensación que si no las dejo por escrito me estaré perdiendo pequeños grandes momentos que salpican los días de alegría.

El otro dia mi hija mayor, que pronto hará nueve, esperando a entrar en el cole gira el libro que lleva en las manos y ve una etiqueta, me mira y dice: _anda aquí hay una etiqueta con el precio y esto me lo trajo Papa Noel..._y yo con cara de normalidad bueno pues habrá ido a esa tienda a por él no? y ella,  con sorpresa_ pero ¿cómo es que lo ha robado?_ nooo, qué va a él se los dan gratis...y ella parece que se conforma de momento. Yo reprimí un abrazo porque intuí en ese preciso momento que faltaba muy poquito para que se le acabe ese misterio de Navidad que son los regalos de Papa Noel o de los Reyes Magos, que los niños crecen a nadie se le escapa pero a veces son esos destellos los que que nos hace darnos cuenta.

Otra memorable y que nos sucedió esta semana. Resulta que como no les encantan los garbanzos pensé en irles acostumbrando a ellos poniéndoselos en la sopa de caldo que les gusta mucho. Para presentárselos de una forma atractiva se me ocurre decirles: atención esta sopa es especial... tiene garbanzos mágicos, a cada uno le podéis pedir un deseo antes de comerlos. La mayor parece contenta con la idea y empieza a formular deseos en voz alta, la pequeña toma la cuchara y al primer garbanzo le dice: deseo que la sopa no tenga ningún garbanzo...a mi no me dio un ataque de risa de milagro.

jueves, 20 de septiembre de 2012

Septiembre en forma

Estoy llevando bien el septiembre. He empezado a ir al gimnasio, después de casi dos meses. Esta vez no solo voy a nadar, me ha dado por la bicicleta estática, empecé con treinta, ahora ya son cuarenta y cinco minutos. Y la verdad es que como te indica la distancia recorrida y la voy anotando en la agenda del bolso, en fin que vas compitiendo contigo mismo. Hoy me faltaron solo tres metros para hacer los 15Km.
Mi idea es ir todos los días, porque ya se sabe que no siempre se puede ir, esta semana por ejemplo, solo fui el lunes y hoy, porque el martes fue mi santo, y me fui a la pelu a hacerme el baño de color y el miércoles llovía, llovía tanto que me quedé en casa viendo programas en inglés y creo que planché también. Día casero.
Y estoy contenta con el resultado. Estoy tonificando bastante rápido. Mañana mi idea es hacer solo 30' pero con la elíptica y luego meterme en la piscina.
Pero lo más importante ya no es solo que me encuentro mejor fisicamente, es que me organizo mejor y se hacen los días más amenos. O quizá ese optimismo vital está estrechamente vinculado a esas endorfinas extras que dicen segregamos cuando hacemos deporte, puede ser, puede ser.

jueves, 30 de agosto de 2012

El mar tras las vacaciones

Desde que hemos vuelto de las vacaciones he decidido que al menos un dia a la semana iremos a la playa. La semana pasada fue Sitges, hoy Castelldefels.
Vamos por la tarde, nos damos unos cuantos baños de mar y nos volvemos a casa. El otro día apenas tardé  media hora, hoy imagino que algo menos. Y eso en si mismo es maravilloso, vivir tan cerca del mar, tiene que servir para eso, para disfrutarlo todo el año.
La verdad es que se estaba bien, el agua de un color verde, se veía limpía. La arena no tanto, restos de colillas. Dan un poco de grima los fumadores la verdad, enterrar las colillas me parece tan asqueroso.
Estuvimos al lado de unas francesas con un montón de niños, tenían un bebé, con el paquete y un gorro que se lo estaba pasando francamente bien, gateando por la arena, acercándose hasta la orilla a investigar, me resultaba simpática la imagen, por insólita, a las mías de pequeñas les encantaba el agua, ningún problema con llevarlas, pero nada de tocar la arena.  Por suerte ahora ya no les molesta, aunque siguen jugando más en el agua, no las verás rebozándose en arena, ni juegan con ella más allá de algún eventual castillo. A ellas les gusta más eso de saltar olas, de buscar conchas, de estarse en la orilla. La verdad es que ver atardecer en la playa es casi, siempre un momento zen.

sábado, 25 de agosto de 2012

Días de vacaciones

 
Hace una semana que volvimos, así que ahora debo rememorarlas ni que sea brevemente para poder volver a ellas, de vez en cuando.
Estuvimos en Menorca, en el mismo hotel que fuimos cuando estaba embarazada de la peque y la grande tenía tres años. En casa ese hotel lo llamamos el pirata, porque en la animación tenía uno y así se quedó.
 Lo primero que he de decir es que es un destino infravalorado por el turismo nacional, y sin embargo estaba lleno de italianos. Qué playa, qué agua transparente en la orilla, qué delícia de tonalidades azules, qué arena más fina, esta vez Jose no quiso dar vueltas, es agosto y solíamos venir por San Juan, así que nos quedamos en el hotel, a pie de playa.
Y yo que no me gusta madrugar, me ponía el móvil para despertarme antes y poder pasear por la playa. Recordé a una persona con la que trabajé que decía que si se madrugaba para ir al trabajo con más motivo había que hacerlo el fin de semana para disfrutar del tiempo libre. Y la verdad es que fue un auténtico placer esos paseos antes de ir a desayunar todos juntos.
 
Y casi todas las veces, lo hice acompañada por la peque, que se despertaba y poniéndose de pie en la cama se mostraba dispuesta a acompañarme, risueña y sigilosa para no despertar a su hermana. De esos paseos por la mañana saqué un par de conclusiones, la primera es que no sabemos aprovechar la belleza de las horas primeras en la playa. A pesar de que a esas horas la luz es preciosa, y el sol acompaña sin que te agobie el calor, había pocas personas disfrutando la playa, los dos hombres que colocan las sombrillas y las tumbonas, limpiándolas de arena con una escoba, algun corredor, unas cuantas abuelitas con sombrero y pocos más. La segunda es  que me encantó eso de empezar el día con un paseo por la orilla, mojándome los pies de la mano la nena que te explica cosas, muchas teniendo en cuenta no haber tomado un café con leche, que ahora quiere saber de quién es esa huella en la arena, de gaviota, ah no espera esta es de pato, vamos a verlos. Y a la que luego animo a escribir su nombre y a poner sus manitas en la arena mojada, para que quede el recuerdo, como en el paseo de la fama aquel, y luego se sorprende por la avidez con que el agua se lleva su nombre.
 
Sin embargo el último día fue especial, porque mientras nos acercábamos a la playa, tuve una visión inolvidable, pues en vez de los pequeños veleros de costumbre, había anclado un espectacular velero de época. Fue emocionante y te aseguro que por unos segundos pude compartir el sentimiento de pavor que debían sentir los habitantes de la zona cuando avistaban un barco pirata. La foto la tomó él horas más tarde. 
 


En fin que ellas disfrutaron mucho y nosotros realmente pasamos unos días de lo más relajados. Y también voy a rescatar una de las noches, la que viniendo de hacer la crêpe de Cales Fonts, paramos a ver las estrellas fugaces. Allí fue la mayor, la que disfrutó de lo lindo, sorprendiéndose y gritando de emoción cada vez que veía una. Qué cielo, esa noche se veía el firmamento como pocas veces lo he visto, el camino de estrellas que es la vía láctea. Acostumbrada como estoy a ver el puñado de estrellas que se ven desde el cielo de Barcelona, aquello parecía un planetarium.

Me llegué a plantear si la gente que vive allí todo el año es consciente de toda la belleza que les rodea, o si uno llega a inmunizarse y acaba por serle indiferente. Habrá que volver y seguir investigando.

viernes, 27 de julio de 2012

La tercera "bessona"

Este verano me voy a acordar de ella por su me lo "guarras"? mientras me tiende sus gafitas de sol. Si cariño, si que te lo guardo, pero se dice guardas ¿vale?. Luego se puso las gafas azules de nadar de su prima, y se las dejó todo el rato, mientras jugaba, caminaba alrededor de la piscina del tenis, con el aire de un científico excéntrico con sus rizos rubios. En el agua también jugamos mucho, al sillón de la reina, a la lancha, a lanzarla (aunque solo la sumergía hasta los hombros, normal es chiquitita aún).
Jugamos al tiburón, con la banda sonora incluida, jugamos a hacer la barca, que es hacerse el muerto y que se te suban encima...  Pero si tengo que quedarme con una foto, lo hago con esa en la que yo estoy tumbada y ella encima mío, recostada apoya su bracito hacia atrás, en un gesto de complicidad, de comodidad, de cariño que me conmueve. Hay gestos que lo dicen todo.

sábado, 14 de julio de 2012

Siempre se aprende algo

Y es que no deja de ser curioso.

Uno se traslada a vivir a 3.000 Kms de su familia, y cuando vuelve de vacaciones, uno podría pensar que lo que le apetece es compartir el máximo de tiempo posible con ella, pero no, resulta que lo que de verdad le hace feliz, lo que de verdad le resulta emocionante es visitar lugares, ir al parque de la Ciudadela a remar, o a escuchar música clásica, a la Sagrada Familia (otra vez) al zoo (otra vez) ir al Borne a cenar...y oye son sus vacaciones. Son sus vacaciones era como un lema sagrado, y hostil que blandía al final de sus frases.
Básicamente me vino a decir, que yo siempre hacía lo mismo, yo le organizaba sus vacaciones, y que no me preocupase que cuando la niña fuera más grande viajarían por Europa ...
Por eso esa noche, cuando me abandoné a la lectura del libro sobre Virginia Woolf, magnífico, escrito por una italiana, y hablando de su amante Vita, refirió que más que amar a las personas amaba a los lugares, me dije anda, mira otra.
Ahora al menos ya lo sé, todas las dudas me han sido despejadas, ahora sé que no vienen por nosotros. Ellos solo vienen a verla a ella: la deslumbrante Barcelona y lo demás, no importa qué, es accesorio.

jueves, 31 de mayo de 2012

Primera experiencia casual con el magnetismo

Recogiendo juguetes encontré un brazalete de plástico imantado de esos que al lanzarlos se cierran sobre si mismos. Era el naranja que se dejó mi sobrina por el coche y como ponía SOY DIVINA, me hizo gracia y  me lo lancé al tobillo y seguí con las tareas. La verdad es que como lo había hecho por puro juego no le presté atención, pero hoy sin embargo me dí cuenta que el tobillo me molestaba menos. No dije que me lo había puesto sobre el que tuve el esguince.
Así que esta noche ya me he puesto a mirar sobre magnetismo. Y me he cambiado el brazalete del tobillo al codo, que me lo notaba cargado. Cuando me ha visto mi pareja ha dicho que friki queda eso no? y yo le he dicho pues si pero si se me va la molestia vale la pena. Seguiremos investigando.

viernes, 13 de abril de 2012

Una hora

Hay una hora, en un día de la semana, en que las extraescolares de mis hijas coinciden y dispongo de una hora para mí. Puede que suene raro, teniendo en cuenta que por la mañana van al cole, pero no lo es en absoluto. A esa hora, a media tarde, estoy fuera de casa y muy cerca de una biblioteca. Convergen el tiempo, el espacio, la oportunidad y la tentación a partes iguales.  
Me subo a la tercera planta, busco mi rincón favorito y allí como un amante, que eternamente espera,  está el sillón rojo, no diré que me espera con los brazos abiertos porque ni los tiene, ni  los tuvo nunca porque es fruto de un diseño contemporáneo y minimalista,  pero su carencia uno la perdona enseguida por la comodidad con la que te recibe,  la misma comodidad que uno siente en compañía de los buenos amigos.
Hoy necesitaba poesía. Cuando me canso del día a día, de las conversaciones que no dicen nada, necesito que alguien me diga mucho en muy pocas palabras. Necesito una síntesis que me emocione o que me conmueva. Hoy me dolía la cabeza, no tenía ganas de otra cosa, que de silencio  y de palabras, necesitaba palabras escogidas y casi siempre las encuentro  en los versos, muchas veces sin rima, en esos ritmos sutiles y ocultos que tanto me asombran a veces.
Buscar entre las estanterías a mi antojo es una de las cosas que me hacen, sumamente, feliz. Siento una alegría infantil, una levedad como de mariposas, poso la mirada por todos esos autores. Últimamente me decanto más por ellas. Cogí una antología de Alfonsina Storni, cogí otra antología de Benedetti y reparé en un apellido raro, que al tiempo me recordó a una clase en la facultad. La foto de la contraportada sin embargo no me evocó su imagen de entonces. Lo recordaba más delgado, más nervioso y la foto, en blanco y negro, mostraba un apacible y apuesto hombre.

Así que lo tomé con curiosidad primero, con creciente admiración a medida que pasaba de un poema a otro. Me lo llevé a casa, lo he buscado en la red, tiene blog, sigue de profesor en otra facultad, colabora en una revista y ha escrito bastante, ganado algunos premios. Y yo pensé que he hecho en todo este tiempo. Veinte años han pasado ya desde mis veinte.

Ni un solo concurso, ni un solo libro. Ni de poemas que son más breves. Tal vez por eso sentí un orgullo indescriptible cuando mi hija hace unas semanas, se empeño en llevar su cuento  a un concurso literario del ayuntamiento. Su obstinación, fue mayor que mis recriminaciones por presentarlo en el último momento. Pero no se dejó convencer, ella quería presentarlo. Así que cogimos los paraguas, nos fuimos a comprar el sobre grande, luego a desayunar  a un bar del centro  y  por fin,  nuestros pasos abrieron las puertas de cristal y entramos a entregar su cuento.

 No sé si ganará, pero te aseguro que viendo su determinación, su voluntad y sobretodo aquella cara, con una sonrisa que mezclaba ilusión y satisfacción,  a mi, me hizo sentir la ganadora de todos los premios.
Otra vez constaté que los niños son mejores maestros, no dicen ves ya te lo dije.

 Son sencillamente majestuosos.

miércoles, 11 de abril de 2012

Días de descanso

Esta semana santa, los cuatro días los hemos pasado en la Costa Brava. Encontramos un hotel en el último momento que nos gustó, cerca de un complejo de golf. No he jugado nunca, pero la verdad creo que se me daría bien porque creo que tengo buenos reflejos, puntería y precisión. Cada uno sabe sus puntos fuertes y sus limitaciones, y así como te digo que no me gusta el padel pues lo encuentro caótico y con poco estilo, no me importaría probar jugar al golf en otra ocasión.

Sin embargo lo más curioso de estos días ha sido constatar como cambia la percepción del tiempo cuando estas fuera de casa. Los ritmos son otros, porque evidentemente no haces las mismas cosas que en tu casa, he tenido la extraña sensación, cómo si el tiempo se doblase, a mi estos días me han cundido como si hubiera sido una semana entera.

Supongo que es porque no hay nada que hacer. Y eso que hemos hecho muchas cosas, leído, echado siestas, muchas risas porque íbamos con unos amigos muy simpáticos y con muchos niños, compartido todas las comidas y cenas,  paseado por S'Agaró, hasta un sauna con alemán desnudo incluido... que para ser la primera vez que se tomaba una sauna mi amiga vaya recuerdo memorable, jugado al billar y al pin pong, nos hemos relajado en la terraza de la piscina.
Pero la tónica general ha sido esa sensación de paréntesis, como si se hubiera ralentizado mi percepción del tiempo, como si sobrase tiempo y eso que suele decirse que cuando te lo estás pasando bien el tiempo parece que pasa más rápido. Pues esta vez no, a mi no me ocurrió. Debe ser por qué no duermo igual fuera que en casa. Tuve muchos sueños esos días y eso que las camas y las almohadas eran realmente estupendas.

Será la calma, los paisajes y esos apartamentos que parecen casitas de juguete, con sus seis vasitos, sus seis platitos, sus seis bols, sus seis tacitas, su nespresso (humm) y su cajón de menaje, dispuesto...como si tuvieras que ponerte a operar en vez de preparar unos spaguetti con pesto.

La verdad  es que hemos disfrutado de estos días. De volver a los paisajes que ya conocemos pero que no por ello pierden su encanto.

miércoles, 21 de marzo de 2012

Chronicle

Lo bueno es de ir poco al cine es que te obliga a seleccionar mucho la categoría. Hay películas que por sus efectos, no merece, si no que se deben ver en la gran pantalla. Otras más intimistas, y para mi marido todas las españolas (discrepamos absolutamente en esto) que se disfrutan de maravilla en casa.
El domingo por la noche, por aquello de festejar el día del padre, felicidades a todos los que tienen ese honor y se lo ganan cada día, fuimos a ver Chronicle. Es de ciencia ficción, no había leído nada a propósito de ella, y de hecho apenas me dio un par de referencias. Así que me gustó mucho. Y me gustó sobretodo porque aunque la trama podría parecer de tebeo, no es una peli de superhéroes a la sazón, es una peli muy original en cuanto al  formato, todo lo ves a través de cámaras, y a veces no hay cortes temporales que evidentemente no impiden que sigas muy bien el hilo de los acontecimientos. También me gustó mucho el tratamiento tan natural de esos poderes sobrenaturales, se nota bien pensado. Y resultan muy impactantes las imágenes de los vuelos, realmente parece que seas tú el que los hagas.
En fin que me ha parecido una película muy original y recomendable.

Ayer en cambio, vimos El Rito, no suelo ver películas de miedo, y las de exorcismo y posesiones varias, son las últimas que escogería pero en fin la daban en el Canal plus así que convenientemente provista de mi mantita y apoyada de lado sobre mi marido y tapándome media gafa con ella a ratos, pude verla. No está mal, me gustó que dejasen a los personajes italianos hablar en italiano, y me gustó extraordinariamente a Anthony Hopkins haciendo de padre exorcista, y poseido ni te cuento el miedo que daba.
En fin que parece que estamos recuperando nuestra antigua costumbre de ver una buena película por las noches.

viernes, 16 de marzo de 2012

La primavera en la puerta




Bueno algunas nuevas y otras no. El rosal, trepador y perfumado, lo he transplantado a ver que tal. El mandarino sigue igual de bonito, el madroño es nuevo, la hierbabuena, el romero, siguen bonitos.
La maceta de las flores rosas, no tengo ni idea como se llaman, cogí un tallo de una planta que había prosperado en el margen de una acera. Me comentó mi amiga que se reproduce con facilidad, asi que la tuve en agua y ahora la he pasado a tierra. Me gusta, porque tiene la sencillez de un dibujo infantil y el color, aunque aquí no se aprecia por el sol es de un rosa chicle muy alegre.

Pero mi favorito sigue siendo el melocotonero que está echando hojitas nuevas. Este me cae especialmente bien, porque me comí un melocotón hace dos veranos ya, y me gustó tanto que dije este se merece una oportunidad, así que lo planté en una maceta nada más acabarlo. Y me hizo ilusión ver que salía primero un tallo verde que luego llegado a un punto empezó a ponerse marrón. La verdad es que ver crecer un árbol es algo increíble.



lunes, 5 de marzo de 2012

Baja del facebook

Ayer, domingo por la mañana, en un momento de inspiración decidí darme de baja en el facebook.
La verdad es que fue divertido primero encontrar el apartado, luego ver las fotos de algunos de mis  amigos con la frase te va a echar de menos, luego responder a las preguntas de por qué iba a hacerlo. Cada vez que señalaba una, te salía un apartado dándote alternativas, claro al final las leí todas. Y no contentos, te dejan un campo para que expliques tus motivos.
Dije que es temporal, y que me hacía perder el tiempo.
También les dije que no me había gustado la nueva configuración, la de la biografía, que a mi modo de ver recopilaba demasiados datos personales, también que no lo veía seguro. Se me olvidó decir, que no me ha gustado nada saber que facebook (igual que otras grandes compañías) operan en España, sin pagar impuestos por ello, o no significativos para el volumen de negocio. También se me olvidó añadir que la penúltima reforma abrió la veda de los curiosos, que bastaba con hacer un click en "me gusta" para que cualquier amigo de aquella persona encontrara un medio para colarse en tu perfil, ver tus fotos, tu muro y en fin que al final se había convertido en un pérdida de tiempo. Porque para una vez que un chiste me resultaba gracioso había infinidad de tonterías, a mi modo de ver prescindibles y que no me interesaban ni aportaban nada. Me he dado cuenta de algo tan obvio como que con las personas que me gusta relacionarme, ya lo hago en persona y con otras que están lejos, pues eso, que qué le vas a hacer. Que es una falacia lo de llegar a todos, porque nosotros no somos iguales para todos.

Supongo que en lo que a mi respecta le llegó su momento, como pasó el momento aquel de sentarse a chatear, por 1994, luego el momento messenger. A decir verdad, para una o dos personas que colgaban artículos interesantes el resto era intrascendente. Y en fin, que para explicar cosas tengo el blog, ahora de lo que verdad me alegro es de no haberlo nunca  publicitado allí. Por eso encuentro tan estresante que las cuentas de correo google quieran integrar a todos tus contactos. Considero que es una agresión descarada a tu intimidad.
En fin que mi intención ahora es estar al menos 40 días, sin volver, por aquello que dicen que todo lo que haces más de 40 días se convierte en hábito. Igual que ahora tenía el hábito de abrirlo tendré que deshabituarme a ello. Pero te digo una cosa, ayer sentía una extraña liberación interior, como cuando te dejas el móvil en casa y dices bueno y qué, has vivido gran parte de tu vida sin él.

De todos modos ser usuaria de una red social, como facebook, desde hace varios años creo que me da derecho a opinar, que la conectividad es un arma de doble filo. Que tiene cierta toxicidad implícita. Y que no la considero recomendable a ciertas edades. De hecho, me sorprende como padres que no tienen facebook  dejan que sus hijos pre-púberes se abran un perfil social, sin saber a qué se exponen.
La verdadera lección es que las redes sociales, enganchan. Ya sea facebook, o twitter, no te permite afianzar amistades, por eso solo es útil como se concibió en su origen, para retomar contacto con tus antiguos compañeros de estudio (es decir personas que ya conocías en persona y por muchos años) pero para el resto no, porque siempre te quedas en un nivel de superficialidad, que puede a que a algunos les baste pero que para mi ha acabado siendo aburrido.

Jo pues vaya terapia de desahogo que me estoy tomando, ya me levanto del diván. Que suerte tener el blog ;)

viernes, 2 de marzo de 2012

Cuenta atrás para la primavera



Tenía ganas de entrar en marzo.

No sé el motivo, pero cada primavera es como si trajera consigo la promesa de nuevos logros. No importa que algunos no llegasen, porque lo importante, lo realmente importante es conservar cada primavera, la ilusión intacta de que todo es posible, y con esa alegría, la misma que sentimos al ver brotar de nuevo tras el letargo del invierno, siempre albergo la ilusión de otros nuevos.

Ayer pasó algo que quiero contar, porque me hizo reír y feliz a partes iguales. Mi hija no tenía demasiadas ganas de ir a su clase de gimnasia, me decía, es que al correr soy la última. Bueno hija no pasa nada, no se puede ser siempre el primero en todo, pero seguía un poco cabizbaja. Así que tuve una inspiración, le sonreí, tu te acuerdas de la peli de Grease cuando John Travolta empieza a probar muchos deportes, ¿te acuerdas como corría? se echó a reír, asintiendo, pues eso! ya que vas a ser la última... al menos corre con estilo, se echó a reír y entró al cole con las manos en los bolsillos de su chandal gris. Al salir, sin embargo estaba eufórica: mamá, que he sido la séptima de la clase! uau dije yo eso es estupendo.  ¿Y cuantas niñas había por delante tuyo? pues una! Hala pues eso es medalla de plata, porque en las carreras de atletismo los chicos y las chicas no compiten juntos.

En fin que entró pensando que no era buena corriendo y salió como una campeona. Nunca una escena de una  película sirvió tanto. A veces solo necesitamos eso, relajarnos y confiar en uno mismo.

viernes, 10 de febrero de 2012

Ideas para solucionar la crisis

Se busca político, no importa su orientación, que no despilfarre nuestro dinero en obras absurdas.
Entiendo por absurdo, hacer aeropuertos en cualquier parte,  puertos deportivos en todo litoral, urbanizaciones y campos de golf en medio de la nada y AVE's que solo pasean a cuatro ejecutivos de tarde en tarde mientras los trenes de cercanías aquí llamados de rodalies se estampan o descarrilan últimamente con preocupante asiduidad.

Se busca político vocacional, de cultura media capaz de discernir lo que es un regalo de un soborno.

Se busca político que no regale "el dinero público", menudo eufemismo que no es de todos que es mi dinero y tú dinero, a asociaciones de dudosa credibilidad.

Se busca político vocacional,  que legisle lo justo pero con criterio y ganas de solucionar los problemas de la sociedad y no simplemente estos vividores de lo ajeno a los que estamos acostumbrados.

Y mientras llega ese tipo de políticos honestos, una sugerencia dejemos de pagarles sueldos vitalicios y la forma es muy sencilla del mismo modo que han inhabilitado a un magistrado para la judicatura, que sinceramente me parece un gran deshonra para el país,  propongo que  INHABILITEN  también de MODO VITALICIO a cualquier político que desvíe fondos públicos, o adjudique de forma irregular obra pública y se les investigue el patrimonio propio y familiar y cuando hayan devuelto las ganancias obtenidas se les deporte al paraíso fiscal de su elección.

Otra idea es reducir la panda. Si la excusa es no es que las medidas de austeridad nos vienen sugeridas desde Bruselas pues nada eso significa que nos sobran más de la mitad de los diputados. Pues hala un ERE y a la calle, a reciclarse, a aprender una profesión o estudiar una carrera que la preparación nunca sobra pero que cobren por desempleo 500 euros, como venganza no, para que tomen conciencia de lo mucho que cuesta vivir, comer, pagar el transporte etc. 

Entonces si que tendríamos un ahorro considerable, y podriamos continuar invertiendo en sanidad, educación, seguridad ciudadana y estaríamos considerablemente mejor de lo que estamos hoy por hoy.

martes, 17 de enero de 2012

Good, very good

Primero déjame comentar que poder ver una película en televisión sin cortes publicitarios es uno de esos lujos, que a veces nos pasan desapercibidos.
Todo lo contrario a otras cadenas privadas que empiezas una peli y a la que te descuidas te pasan tal cantidad de anuncios que uno ya no sabe ni lo que estaba viendo, por no decir que se cargan toda la tensión dramática que tuviera la escena.
Ayer me gustó mucho poder ver así, Good. La película  refleja a través de la vida de un escritor como toda una sociedad, la alemana en este caso, se dejó conquistar por una ideología y asumir unos valores, de patriotismo exacerbado y de profundo desprecio a los judios. Y como es posible como esas personas buenas, honradas, honestas permitieran todo ello. La película trata de explicártelo.
Y sin caer en escenas tan dramáticas como las que ya vimos en aquella otra gran película "El Pianista" lo cierto es que te deja intuir la dramática situación por la que tuvieron que pasar aquellos otros alemanes, los judios que tuvieron la desgracia de vivir aquellos años nefastos en la historia ya no solo de Alemania, sino de la humanidad. Porque duele, tan solo con imaginar, primero la pérdida de derechos como ciudadanos, luego la discriminación, la marginación y desoladora la cosificación que se hizo de ellos para llegar a su cruel exterminio.
Hace poco leía en un artículo que pasaron a un grupo de estudiantes imágenes de la 2ª Guerra Mundial y muchos lo tomaban como una película. Quizá estaría bien dedicarnos a buscar buenas películas y hacer cine forums en los institutos luego.
 La Historia es importante conocerla, porque como alguién dijo, sino estamos condenados a repetirla.

viernes, 13 de enero de 2012




Azalea




Lavanda

 



                                                            Hierbabuena y cyclamen.

lunes, 9 de enero de 2012

La entrada en el 2012

El año lo habré empezado con buen pie pero lo que es el tobillo...
Me bastaron solo dos días del 2012 para hacerme un esguince de campeonato, y dirás poca cosa comparada con la pierna rota del Brad Pitt ciertamente pero él se lo hizo esquiando y yo con un simple traspiés en un parking y eso, es más triste.
Así que esta mañana hice reposo, me preparé el desayuno, recogí el lavavajillas, puse los platos de la cena en el citado, barrí con escoba, luego quite adornos de navidad, el pesebre de juguete sin las pilas, los adornos del árbol, las velas y demás y hasta llevé el árbol arriba, luego recogí lo que pude de juguetes, quité el polvo, pasé la aspiradora y fregué sin estrujar mucho para que el agua se llevara bien las manchas del suelo. Y cuando acabé todo lo anterior, seguí haciendo reposo, con mi pierna vendada por debajo de la rodilla. Esta vez del convencional,abrí la ventana y tomé algo de sol, mientras sentada en la butaca del ikea veia un documental de la nasa sobre sondas que envian en busca de exo-planetas, y la verdad es que fue interesante. Luego cuando acabó el rayo de sol de salir del salón, cerré la ventana y me puse una mantita encima. Canal Cocina, aprendí a hacer unos rollitos de salmón con aguacate, laminados y salpimentados, queso, cebollino y palmito a rodajas, luego a hacer masa de pizza para hacer calzone, era maja la chica pero ponia nerviosa oirle pronunciar "proskiuto", cuando se pronunciaría algo así como prossch(suave)uto. Después me ha entrado hambre y me he hecho una ensalada variada con cherries y una tortilla de dos huevos rellena de tres palitos de surimi y una tostada. Mientras veía en el Canal De Casa como redecoraban un sótano de juegos para convertirlo en un espacio de disfrute familiar inspirado en el mar, discutible la cascada artificial a mi no me acabó de convencer. Total que para no ver nunca la tele, la verdad es que hoy tuve un atracón.
Pero el momento más gratificante de lo que llevo de día, lo confieso es salir de la ducha, oliendo a limones salvajes del caribe, ponerse ropa limpita y tumbarme aquí en el sofá con el portátil. Por la ventana un día de sol radiante, veo macetas con flores en un primer plano, un olivo en segundo y la ladera suave de una montaña al fondo. En fin que hay muchos motivos para sentirse bien a pesar del esguince.
Una mañana llena de buenos propósitos, y el estar aquí y ahora, es uno de ellos. Buen inicio de semana a todos.