lunes, 18 de mayo de 2009

Tras la tormenta

Bueno parece que vamos recuperando la calma. La vida es lo que tiene, es un tanto imprevisible un día vas al dermatólogo a una revisión rutinaria y dos semanas más tarde ya te están operando de algo, al menos así ha sido para mi madre. Todo ha ido bien.
Y en lo personal tres cuartos, llega un momento en el que tienes que plantarte y poner sobre la mesa que merece la pena y que no. Hablar, hay que hablar de lo que piensas porque si por prudencia o cobardía decides callar y seguir en esa situación que te incomoda al final llega un momento en el que lo único que quieres es cambiar.
En otro orden de cosas este fin de semana vimos "Cuatro vidas", la encontré estupenda, porque a pesar de su trama de acción tiene su toque metafísico, pues trata de un hombre que es capaz de vislumbrar el futuro, y lejos de ser feliz se resigna, por la angustia vital que supone no poder cambiarlo hasta que un día ocurre algo diferente.

En fin, buena semana para todos.

No hay comentarios:

La última Navidad.

 Aquella Navidad fue la última que recibí postales. Llegó solo una y fue de unos tíos a los que no veíamos mucho, ni tan siquiera eran nues...