miércoles, 14 de octubre de 2009

Háblame

Háblame
de tus noches de insomnio
de la insondable hermenéutica
de mails inclonclusos
de los sueños que olvidas
del cualquier cosa
que cause tu risa
del último atardecer que has visto
-de todo lo que no parece importante-
háblame, si quieres,
de aquella tu rosa,
de tus dos volcanes,
de tus largos viajes,
que hoy,
me sentaría contigo
sólo para escucharte.

1 comentario:

jonceltic dijo...

mis noches de otoño vagan a sus anchas entre la duda de irme a dormir o no acostarme, pero esa duda que me marca la oblicagión del día de mañana me da que es como una escoba q me da en el morro, pero sin el "como".

La última Navidad.

 Aquella Navidad fue la última que recibí postales. Llegó solo una y fue de unos tíos a los que no veíamos mucho, ni tan siquiera eran nues...