lunes, 20 de septiembre de 2010

Las dos puertas

Cuando la conoció ella le abrió la puerta iba en pantalones cortos, él pensó bonitas piernas. Ella pensó bonita sonrisa.

También cuando la conoció, ella tenía el pelo corto y él le dijo que guapa estarías con el pelo largo. Y ella se dejó melena, y mientras el pelo crecía transcurrió el tiempo, el necesario, el que siempre media entre el amor y y el desengaño, hasta que un día ella a punto de abrir la puerta escuchó que le decía: ya puedes cortártelo -¿el qué? se giró ella, el pelo.

2 comentarios:

jonceltic dijo...

...cortate el pelo, y que de nuevo empiece la historia que les hizo cruzar el intermedio tiempo entre la ilusión y la desazón...

Sonia dijo...

Gracias Jon.

Ya no me duele el alma.

Voy a cambiar la etiqueta de los cuentos. A partir de ahora se llamarán cuentos breves y no autobiográficos ;)

El día de tu vida

Adoro cuando leo algo que me hace pensar. A veces puede ser una frase, pero es suficiente es como si me dieran hilo para hilvanar el resto....