Datos personales

Mi foto
Barcelona, Spain
Estudió en la Universidad de Barcelona. Ahora es madre a tiempo completo. Le encanta el café, la escritura, el cine, la fotografía, cuidar plantas y la buena compañía.

lunes, 18 de febrero de 2008

Feng shui

Por fin un poco de lluvia. Es fina pero los árboles, las plantas, las personas la necesitábamos.
Ayer por la tarde me puse a ordenar, así que hoy nos hemos levantado encarando bien la semana. Una de las cosas que me gustan del feng shui, es eso de que el orden permite que la energía fluya. Yo lo experimento si el salón está recogido, nos hay juguetes por medio y nos hay ropa por subir, parece que esté todo en calma. No hay nada que me desconcierte tanto como el desorden, y aunque es normal porque las niñas juegan y las casas no pueden ser la foto de una revista de decoración, pero eso llega un momento en que todo tiene que volver a su sitio.
Muchas veces creo que nuestro espacio exterior es el reflejo de nuestro propio espacio interior. Cuando estamos bien, nuestro entorno está bien. Pero a la vez, puedes estar mal, y simplemente operando ciertos cambios en la distribución del mobiliario, o de la decoración hacer que algo cambie. La importancia del detalle vamos.

5 comentarios:

Hache dijo...

Me gusta el orden, pero no es prioritario en mi vida. Es más, la casa suele estar más o menos ordenada, no somos de dejar todo por medio, pero mi rincón, donde leo, escribo y uso el PC está lleno de papeles, de bolígrafos, de hojas sueltas, de fotos ... nunca ordenado, sino, no estoy bien. Debe ser, según lo que tú dices, que mi interior está así: lleno de cosas, de ideas amontonadas.

Lo que está claro es que con lo que escribes se nota que estás serena. Espero que la semana siga así.

EVA dijo...

Yo soy enfermizamente ordenada. Me estoy esforzando de lo lindo para no ser así. Ahora, si hay ropa por subir a lavar, ya se subirá. Si hay polvo en el mueble, ya se quitará, si hay platos limpios en el lavavajillas, ya se vaciará.
Pero necesito mi orden, saber donde están las cosas y saber donde estoy yo. Si hay desorden me bloqueo, incluso creo que me cuesta respirar.
Un beso guapa, y que llueva, que llueva, la virgen de la cueva....

Selvas dijo...

El feng shui es así de increíble, parece mentira que cambiando una simple silla o pintar una habitación de un color completo cambia muchísimo la relación con nuestro entorno, nos puede energizar o nos puede calmar. Yo también necesito una vez al día ver la casa recogida, para mi orden mental.

Sonia dijo...

Hache seguro que no compartimos despacho ;)
Eva, nada nada de quitarte esa sana costumbre, lo que tienes es que prodigarte más...
Selvas, de acuerdo contigo creo que compartimos aficiones.
Un beso a las tres.

Ada dijo...

Una de mis mejores amigas ha hecho del Feng Shui su forma de vida: es diseñadora de casas de acuerdo a esta técnica milenaria. Lo que dice el feng shui es muy sencillo: dejemos que la energía fluya. Y para que eso ocurra hace falta orden. Yo ni soy una maniática del orden ni soy desordenada. Mis hijas suelen dejar mil cacharros por ahí y suelo dejarlas un rato, pero luego, ¡todos a recoger! me gusta lo cotidiano de lo que cuentas Sonia, me identifico con tus palabras.