lunes, 2 de febrero de 2009

Facebook

Que uno tiene un pasado se ve en el Facebook. Empiezas a agregar a antiguas compañeras del colegio, a nuevas amigas, madres de la escuela, a familiares con los que hacías años no te cruzabas, a otros con los que te ves algunos veranos y a los ex novios, si te dejan, y si no es igual porque como siempre tienes alguno amigo en común, pues eso que cuando consultas a aquel amigo acabas viendo la foto del otro. Es toda una trama.
Y digo yo, que más da porque al final las categorías se difuminan, y aunque todo pase siguen siendo amigos.
Pero claro al verlos ahí, hace gracia la cosa. Porque parece como si tu pasado te viniera al encuentro y tú te sientes un poco como entonces. Por eso tengo una amiga que aunque ahora es toda una profesora, cuando habla conmigo sigue haciéndolo como si estuviésemos en los pupitres del cole, esperando a que entre en cualquier momento la profesora Amor, que nos infundía proverbial respeto.
Tenía razón mi profesor de Latín, Filosofía y Religión, son importantes las amistades de juventud, tratad de conservarlas toda la vida, el vínculo es más fuerte. Y la prueba es esto que has estado sin verte por años y en poco tiempo gracias al Facebook, vuelves a echar las mismas risas que entonces.

2 comentarios:

jordicine dijo...

Estoy preparando un post sobre el facebook. Un beso y hasta pronto.

Sonia dijo...

Estupendo, espero a leerlo...
Un saludo

El día de tu vida

Adoro cuando leo algo que me hace pensar. A veces puede ser una frase, pero es suficiente es como si me dieran hilo para hilvanar el resto....