miércoles, 21 de octubre de 2009

La fiesta






La escalera de pronto era una fiesta que ellas no estaban de ningún modo, dispuestas a perderse.
Alguna más alta divisó la lluvia desde el alféizar, y se ufanó a pasar el susurro, así todas se apresuraron en retocarse y franquearon la puerta, la vestida a lo Vitorio y Lucchino quiso hasta colarse, pero fue amonestada con dulzura por la de hojas verdes alargadas. Se perfumaron de tierra y alguna incluso exhalaba un intenso, soberbio, olor a limón, de felicidad, seguramente.
Y y yo lo sé porque me lo han contado.

No hay comentarios:

La última Navidad.

 Aquella Navidad fue la última que recibí postales. Llegó solo una y fue de unos tíos a los que no veíamos mucho, ni tan siquiera eran nues...