miércoles, 1 de junio de 2011

Echando el ancla, the blog

Me he pasado dos semanas sin poder entrar en el blog.
Debí confundirme con las cuentas de correo, el caso es que me recuperaron un blog, el primero que abrí llamado, ¿nos tomamos un café? y que perdí después de un post. Y la verdad es que ya empezaba a pensar en una despedida simpática, como una que leí que decía que cuando Dios cierra un blog siempre deja abierto un facebook.
Bueno, pues no ha hecho falta, sigo aquí que alivio, de veras.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Llevaba mucho tiempo sin entrar en tu blog. Y mucho tiempo sin escribir. Me alegra saber de ti, que sigues ahí, con tu vida, con tus sueños...

Sonia dijo...

Gracias brujaroja y yo me alegro de volverte a ver por aquí y por tu blog que tenías a la espera. Espero que tu novela salga pronto a la luz y poder leerla.

Un abrazo

El día de tu vida

Adoro cuando leo algo que me hace pensar. A veces puede ser una frase, pero es suficiente es como si me dieran hilo para hilvanar el resto....