Datos personales

Mi foto
Barcelona, Spain
Estudió en la Universidad de Barcelona. Ahora es madre a tiempo completo. Le encanta el café, la escritura, el cine, la fotografía, cuidar plantas y la buena compañía.

miércoles, 9 de abril de 2008

Inventario de ropa

No sé si a vosotros os pasa, pero lo que dejo de ver en mi armario deja de existir. No me acuerdo que lo tengo, salvo contadas excepciones.
Me compré un jersey blanco de pico precioso Adolfo Domínguez y ayer por casualidad en mi cartera encontré el ticket y me dije ostras es verdad si me lo he puesto dos veces sólo…
Total que la idea de hoy ha sido la siguiente no recomiendan ir a hacer la compra del supermercado habiendo comido previamente y lista en mano, entonces porque vamos a comprar ropa sin una idea previa de lo que necesitamos.
Si te encanta ir de tiendas, o ir a mirar escaparates posiblemente no te sea de gran interés el resto del post, para los que lo llevamos peor el tema sigo hilvanando la idea. Para facilitar el hecho mismo de la compra en si, se me ocurre lo siguiente, hacer una tabla con todas tus prendas de vestir: enumera las camisas (por colores, marcas o otras etiquetas personales, vamos como las llames mentalmente) luego los pantalones, faldas, vaqueros y los conjuntos hechos (los que compraste ya así o los que sueles combinarte tú habitualmente porque te gusta como queda).
La tabla puede distinguir entre ropa de vestir, ropa más informal para que te dé con un sólo vistazo la situación de tu guardarropía. Y cuando la tengas, las imprimes y la pegas con celo en la puerta de tu armario. Así te das cuenta de las cosas que te harían más falta en vez de comprarte algo que posiblemente no necesitas tanto.
Yo lo he hecho ya, no sólo con mi ropa sino también las de mis hijas y creo que es bastante útil. En fin hay queda la propuesta.

Un saludo


2 comentarios:

Selvas dijo...

uy, a mi hace años una amiga me enseñó el poder de las listas, es una maravilla, yo las uso para todo. La lista de la compra, por ejemplo, se va haciendo día a día, apuntando al momento todo lo que se acaba o está a punto de hacerlo.

En cuanto a la ropa organizarla es mi pasión. Ahora, por ejemplo, tengo la ropa de primavera-verano guardada en cajas y bolsas, tanto las nuestras como de las niñas. En cuanto asoma un poquito de buen tiempo saco todo y hago recuento. En nuestro caso lo que lleva un par de años sin ponerse se mete en bolsas y al contenedor de ropa, si me hace falta algo lo apunto y cuando salgo de compras lo busco. Raro es que caiga algo extra, sobre todo porque no estoy para muchos gastos. Y en el caso de las peques para la mayor ya poco puedo salvar de un año para otro, crece como una loca, así que anoto más o menos lo que necesita y lo busco. La peque es la heredera, entre la ropa que dejó su hermana más la que me han pasado amigas tengo para poner una tienda. Me encanta ir doblándola, arreglando todo lo que pueda estar roto o con los botones flojos, la voy colgando en sus perchitas y la dejo al fondo del armario por si un día amanece muy muy bueno y la puedo vestir fresquita.
Y con los zapatos idem, los saco todos, los abrillanto, limpio el zapatero y los dejo todos colocaditos para el inicio de temporada :)

Sonia dijo...

Selvas se nota que pones cariño en todo lo que haces.
Un abrazo