Datos personales

Mi foto
Barcelona, Spain
Estudió en la Universidad de Barcelona. Ahora es madre a tiempo completo. Le encanta el café, la escritura, el cine, la fotografía, cuidar plantas y la buena compañía.

martes, 20 de mayo de 2008

Matemática aplicada a las relaciones sociales

Creo que me la enseñaron en primaria, quizá 3º de E.G.B, a través de los famosos diagramas. Es aquella propiedad por la que un elemento es común a dos grupos de cosas distintas entre sí, por ejemplo AB –B—BC, B es un elemento común a ambos.
A veces cuando hablamos de nuestras respectivas exparejas, le expongo mi teoría, digo que probablemente si nos conociésemos todos nos llevaríamos bien, y todo en virtud de aquella lección infantil.
No soy celosa si no me dan motivos para ello. Y no creo que debas hablar mal de nadie con quién hayas estado, para mi son amigos privilegiados, te conocen un poco más que el resto, así que me resulta muy extraño escuchar a alguien hablando mal de otra que se le supone le estuvo tan próxima, de ahí la reflexión del título más que ex (preposición de fuera) yo los llamaría in, porque formaron parte de ti, a veces compartisteis buenos momentos otros menos buenos, pero dejaron, tal vez dejaste, una huella imborrable de su paso.
Él dice que es imposible porque ellas y yo somos muy diferentes, y yo le replico aún así hemos tenido algo en común, a los dos en un momento de nuestras vidas nos gustó la misma persona.
A mi me gustan las personas sinceras, estables, resolutivas, emprendedoras, constantes (en todos los aspectos incluso en el afectivo) alegres, familiares, optimistas, atractivas, ordenadas, inquietas por aprender a los que les gusta la música, el cine, viajar, hacer deporte o llevar una vida sana. (ostras que bien, me lo apunto por si un día entro en el meetic, esperemos que no haga falta).
Y aparte bromas, creo que las personas con las que he tenido la suerte de cruzar mi camino eran así con predominancia de uno u otro rasgo del carácter.
Así que en esa hipotética cena que nunca va a tener lugar, salvo en mi mente, en mi opinión todos hablarían con todos porque con facilidad encontraríamos algo en común que explicarnos.
En fin esta es una de esas conversaciones triviales que no llevan a ninguna parte, pero que amenizan una sobremesa tranquila, con mi pareja mientras de fondo hay dibujos en la tele.

2 comentarios:

brujaroja dijo...

Yo también pienso lo mismo, y en teoría sí que funciona. En la práctica ya tengo dudas. Quizá sería más fácil si lo reducimos a parejas más o menos estables, porque la verdad es que si incluimos a todos los novios... no sé tú, pero yo he tenido a cada cantamañanas, canalla e impresentable, que dudo mucho que tenga algo que ver (sí, una sección en el diagrama, un subconjunto, pero muy muy pequeñito) con el resto...

Sonia dijo...

jajaja vaya menos mal que no hay que hablar mal, pues no tampoco han sido tan malvados los míos, todos eran buenas personas.