Datos personales

Mi foto
Barcelona, Spain
Estudió en la Universidad de Barcelona. Ahora es madre a tiempo completo. Le encanta el café, la escritura, el cine, la fotografía, cuidar plantas y la buena compañía.

lunes, 11 de marzo de 2013

La sensibilidad de las plantas o la insensibilidad de las personas


Las plantas tienen sensibilidad, las plantas sufren.
Una amiga esta mañana paseando arrancó flores para decorar unos jarrones al colgar la foto  en el grupo del wsp surgió el tema. Yo escribí escuetamente, que remedio si el wsp nos obliga a condensar todo,  “a mis hijas no les dejo arrancar plantas…” y otra se lo tomó a risa.  Y para que quieres más.
No me parece bien arrancar ramas, creo que a ellas les hace daño el hecho de estirarlas, hasta romperlas o trincharlas. Y es una intuición que he tenido siempre, incluso antes de saber de la existencia de esa hormona, jasmonato que por lo visto tienen y que les advierte de los posibles peligros, no hace falta ser biólogo.
.
Es mi forma de ser. Respeto a las plantas, me parecen maravillosas. Hoy mismo me quedé sorprendida de la forma que dos rosas amarillas reflejaban la luz, estaban tan luminosas que parecían dos estrellas  refulgiendo.

Las plantas son así, no hacen ruido, son silenciosas pero cuando se ponen a agradecer son generosas y desproporcionadas. Me regalaron un ramo por mi cumple, se marchitaron las flores las quité, pero dejé las ramas que lo acompañaban, el otro día me quedé sorprendida al ver que estaban brotando de las ramas cortadas, hojas nuevas. Hay una vitalidad en las plantas un no conformarse que a mi me admira y me conmueve.

Posiblemente lo he visto en casa, es un recuerdo para mi muy bonito el de ver a mi padre regando las macetas que teníamos en el balcón, realmente le gustaban, y que decir de mi madre si hablaba con los árboles de la calle, al del tronco más flaquito le decía ánimo tu también vas a crecer y te vas a hacer fuerte.  Y a decir verdad funcionó de maravilla, porque aunque nos mudamos de aquel piso,  de aquella calle, cuando volvemos a ver a mi tía nos alegra ver que todos están grandes y frondosos.

Pobres plantas. Esas flores arrancadas, esas ramas florecidas que paradoja, son ahora el icono del grupo. Cuantas cosas nos unen y que abismos insondables nos separan...a veces.

No hay comentarios: